¿Te has quedado embarazada? ¡Enhorabuena! A partir de ahora empieza los nueve meses de embarazo,  una nueva etapa en tu vida llena de ilusiones y alegrías, pero también con algunos miedos y dudas. Lo primero que deberás afrontar es la travesía de 9 meses que supone el embarazo, durante el cual tanto el embrión como tú experimentaréis grandes cambios. En Bebetes queremos acompañarte ofreciéndote un resumen mes a mes de todo lo que va a pasar en tu barriga y en el resto de tu cuerpo… ¡que no es poco!

Primer mes, primeros síntomas

Las semanas de tu embarazo se empiezan a contar a partir del día en que comenzó tu última regla. Al principio, el útero, que albergará al niño y llegará a ser como una sandía, aún tiene el tamaño de un higo, y el futuro bebé mide un cuarto de milímetro, como la cabeza de un alfiler. En cuanto a los síntomas, es posible que te sientas algo cansada y empieces a sentir algunas náuseas, y también puedes sufrir instabilidad emocional y cambios de humor repentinos.

Segundo mes, ¡algo late en tu interior!

Durante el segundo mes, el embrión multiplica su tamaño, y aparecen los ojos, las orejas, la nariz y las extremidades del bebé. Al final de la octava semana, la mayoría de sus órganos ya se han desarrollado en su forma básica, y su corazoncito ya ha empezado a latir. En cuanto a tu cuerpo, aún no se nota que estás encinta, pero es posible que ya necesites una talla más de sujetador, y verás que te aparecen unas venas azuladas debajo de la piel del pecho. Por otra parte, el aumento de tamaño de tu útero hace que tengas más ganas de orinar, y puedes tener dolores de cabeza y náuseas ocasionales.

¡Llegados a este punto, es hora de que empieces a elaborar tu lista de nacimiento! Bebetes te ofrece la primera lista de nacimiento de compra colectiva en la cual tú eliges los regalos, y la gente puede decidir aportar en lo que quiera. No te lo pienses más y abre ya tu lista. ¡Tenemos mucho trabajo por hacer!

Tercer mes, pequeño cabezón…

El tercer mes marca el inicio del periodo fetal, en el cual tu pequeño adquiere forma humana y el tamaño de un kiwi, del cual la mitad es su cabeza (cuando nazca, ésta será una cuarta parte de su cuerpo). Además, aunque aún no puedas notarlo, tu bebé ya ha empezado a moverse por impulsos espasmódicos, señal de que en su cerebro ya hay células nerviosas. Tú también experimentas algunos cambios. Por una parte, notas que tu apetito ha aumentado y es posible que sientas cierta aversión por comidas que antes te gustaban. Por otra, estás más cansada y somnolienta. Tus senos han crecido, tu ropa te empieza a ir justa y tu inestabilidad emocional va en aumento… ¡Ánimo, que esto no ha hecho más que empezar!

Por cierto, ¿ya has decidido si le vas a dar el pecho o el biberón? ¡No hay tiempo que perder, tenemos que ir confirmando los productos que queremos en nuestra lista de nacimineto!

Cuarto mes, empieza su aprendizaje

Entramos en el segundo trimestre de tu embarazo, y éste ya se empieza a notar en tu barriga, que ya desarrolla una ligera curva (lo habrá hecho a principios del mes si estás muy delgada o si es tu primer embarazo). Tu bebé ya puede oír sonidos del exterior, y reacciona a ellos: ¡está empezando a aprender! En su cerebro hay un gran desarrollo, que también hace que empiece a controlar sus movimientos. Y otra gran noticia: el riesgo de aborto ha disminuido radicalmente (el 90% de los abortos espontáneos ocurren en los tres primeros meses). Tú también te sientes mejor: tienes menos ganas de orinar y las náuseas han desaparecido, dando paso a un apetito creciente…

La toma de decisiones! es hora de ir pensando si vas a quere dar a luz en un hospital público o privado. Si todavía tienes dudas entre uno u otro te damos unos cuantos consejos que esperamos te ayuden a decidirte.

¿Cómo vamos con la lista? ¡Revisa que no te dejes nada para tu bebé! Para ello te sugerimos que te fijes en nuestros packs, pues en ellos verás todos los productos que necesitarás para cada ocasión (ropa, productos para dormir, para ir de paseo, etc.).

Quinto mes, ¡ya notas sus movimientos!

El quinto mes marca la mitad del embarazo, y es una etapa crucial, pues por un lado, ya puedes saber si es niño o niña, y por otro… ¡por fin empiezas a notarlo! Su sentido del tacto se está desarrollando muy rápidamente, por eso se toca las manos, la cara y los pies, agarra el cordón umbilical y hace presión en las paredes del útero con los pies y las manos. Aún así, tu pequeño duerme unas 20 horas al día, en las cuales tiene los primeros sueños, condicionados por los estímulos que recibe. El más importante es el que le proporcionan sonidos que recibe tanto de dentro de tu barriga como de fuera, a los que reacciona. Por eso es importante que le des estímulos agradables… ¡quizás sea el momento de empezar a formar a un pequeño amante de la música!

Sexto mes, qué rico el dedito…

Tu bebé ha crecido mucho, tanto que ya no cabe estirado, y por eso a partir de ahora tendrá que permanecer en posición fetal, con las piernas y los bracitos recogidos. Además, explorando su cuerpo y sus movimientos, ha descubierto el placer de chuparse el pulgar, lo que se ha convertido en su actividad favorita. Y si su desarrollo físico va viento en popa, el de sus emociones no se queda atrás: tu pequeño ya experimenta el miedo, ocasionado por los estímulos auditivos que cada vez recoge con más precisión. En cuanto a ti, es posible que te sientas algo dispersa y que el embarazo se te esté empezando a hacer largo… ¡No te preocupes, ya queda menos!

¡Mientras tanto, no olvides que deberíamos tener la lista terminada y ya con aportaciones! Si necesitas que repasemos contigo todos los productos, no dudes en contactarnos. Vamos a prepararnos bien para dar la bienvenida a ese precioso bebé.

Séptimo mes, primeras contracciones

Entramos en el tercer trimestre, en el cual tu bebé doblará su talla y triplicará su peso. Su cerebro se está experimentando un desarrollo increíble, lo que se refleja en parte en sus gestos y movimientos. Tu pequeño ya gesticula como un bebé (sonríe, bosteza, pone cara triste…), y hace unos 20 movimientos leves y dos o tres amplios (los que notas) cada hora. Cuando está molesto, se mueve de forma brusca, y entonces tienes que tranquilizarle acariciando tu tripa; ya verás como él lo sentirá y se calmará en seguida.

¿Y qué hay de ti? Pues como era de esperar, te sientes cada vez más torpe y ya te cuesta hacer un esfuerzo físico sin quedarte sin aliento. Además, puede ser que notes las primeras contracciones, ocasionales e indoloras, y que de tus pechos empiece a salir un primer líquido blanquecino: no te alarmes, es una sustancia preláctea que a veces aparece antes del parto.

Octavo mes, ¡¿falta mucho?!

¡Llega el octavo mes y parece que tu tripa no puede crecer más! No te preocupes, a partir de ahora el feto aumentará mucho en peso, pero ya no crecerá tanto. Además, su tamaño irá aumentando al mismo ritmo que el del útero, pues ya lo llenará completamente. Habrás notado que sus movimientos disminuyen; y aunque no desaparecen completamente, es cierto que tu pequeño pasa mucho tiempo en una misma postura, como meditando. Por otra parte, sus huesos se están desarrollando a gran ritmo, y es probable que le haya brotado pelo en la cabeza (aunque algunos bebés nacen pelones…). ¿Y tú, cómo te sientes? ¿Cansada, con algo de ansiedad y muchísimas ganas de ver a tu bebé? ¡Es normal! Tu pecho sigue creciendo, te cuesta dormir, puede que se te hinchen las manos y los tobillos… ¡Ánimo, que ya no queda nada!

Noveno mes, ¡ya está aquí!

Todos los órganos de tu bebé funcionan perfectamente, y ya se mueve con fuerza: no sólo lo notas, sino que incluso ves el bulto que te sale en la tripa cuando presiona con la rodilla o el codo. Su cuerpo se pone rollizo, y le empiezan a salir las típicas lorzas de los bebés… Tu útero ya es como una sandía muy grande, la presión en la pelvis empieza a resultar dolorosa y tienes calambres en las piernas. A estas alturas, probablemente te cueste mucho dormir, por eso debes intentar descansar durante el día. Y finalmente… tras nueve meses de embarazo, ¡llega el momento del parto! Ten paciencia, porque éste puede durar varias horas, pero si piensas en lo emocionante que será tener a tu bebé en brazos, seguro que se te pasarán todos los males.

¡Desde Bebetes te queremos dar la enhorabuena, mamá! A partir de ahora, ya sabes que puedes contar con nosotros, y como ya te hemos ayudado a hacer la lista de nacimiento, ¡tu bebé llega al mundo con un montón de regalos bajo el brazo!

Autor