Lactancia, ¿pecho o biberón?. Esta es una decisión muy meditada por todas y una pequeña fuente de inseguridad. Seguramente tendrás ya tu opinión formada, tus preferencias y tus dudas, pero sabemos que es algo que te saldrá de forma natural. Según tus deseos, circunstancias, y tus necesidades. Lo mejor es que siempre te guíes por tu instinto y déjate llevar por la sensación mamá-bebé.

Hoy nosotros te vamos a hablar de nuestra propuesta para la lactancia materna. Si esta ha sido tu elección, sabrás que tu bebé se va a alimentar de tí y que ambos estaréis perfectos. El bebé crecerá sano y con un aporte increíble de proteínas, vitaminas y defensas, y tú gozarás de su contacto permanente. Así estableceréis un vínculo muy especial entre ambos. Experimentarás sensaciones y comunicación únicas con tu bebé.

Aquí van unos puntos claves, de la «Liga de la Leche»:

mamanta pronto, cuanto antes, mejor. La mayoría de los bebés están dispuestos a mamar durante la primera hora después del parto, cuando el instinto de succión es muy intenso. Amamantar precozmente facilita la correcta colocación al pecho.

  1. Ofrece el pecho a menudo día y noche. Hazte a la idea de que pasarás mucho tiempo amamantando a tu bebé durante estas primeras semanas. Un recién nacido normalmente mama entre 8 y 12 veces en 24 horas. No mires el reloj y dale el pecho cada vez que busque o llore, sin esperar a que «le toque». Así establecerás un buen suministro de leche.
  2. Asegúrate de que el bebé succiona eficazmente y en la postura correcta.
  3. Permite que el bebé mame del primer pecho todo lo que desee, hasta que lo suelte. Después ofrécele el otro. Unas veces lo querrá, otras no. Así el bebé tomará la leche que se produce al final de la toma, rica en grasa y calorías, y se sentirá satisfecho.
  4. Cuanto más mama el bebé, más leche produce la madre. Es importante respetar el equilibrio natural y dejar que el bebé marque las pautas, mamando a demanda. No es necesario sentir el pecho lleno; la leche se produce principalmente durante la toma gracias a la succión del bebé.
  5. Evita los biberones «de ayuda» y de suero glucosado. La leche artificial y el suero llenan al bebé y minan su interés por mamar, entonces el bebé succiona menos y la madre produce menos leche.
  6. Evita el chupete, al menos durante las primeras semanas, hasta que la lactancia esté bien establecida. Un recién nacido ha de aprender bien cómo mamar del pecho, y tetinas artificiales como el biberón o el chupete pueden dificultar este aprendizaje.
  7. Recuerda que un bebé también mama por razones diferentes al hambre, como por necesidad de succión o de consuelo. Ofrecerle el pecho es la forma más rápida de calmar a tu bebé.
  8. Cuídate. Necesitas encontrar momentos de descanso y centrar tu atención más en el bebé que en otras tareas. Solicita ayuda de los tuyos.
  9. Busca apoyo. Tu grupo local de La Liga de la Leche tiene la información y el apoyo que toda madre lactante necesita.

¡Pero ahora es cuando viene la vida moderna a molestarnos!. Tu comodidad, la organización, y el poder extraer y almacenar leche comenzarán a ser una necesidad imperiosa y aquí estamos nosotros para ayudarte.

Te proponemos nuestro Pack «Ñam, Ñam Lactacia»

El este «Pack» hemos elegido 10 regalos preciosos a la par que muy útiles, para que entres en tu nueva aventura de la lactancia como una auténtica reina.

Cojín de lactancia de Done by Deer

  • 1 cojín de lactancia, para poder fácilmente el pecho sin que te hagas daño en la espalda de Done by Deer
  • 2 baberos o bandanas de Modern Burlab, para que no se manche con la leche o con lo regurgites mientras está comiendo.
  • Pezoneras de silicona de Avent, los pezones se irritan mucho por el succionar de tu bebé. Con estas pezoneras te ahorrarás el dolor de tener los pezones  agrietados y poderle dar pecho sin sufrir. Algunas matronas que no lo recomiendan así que tu misma decides.
  • Set básico de lactancia de Avent, un neceser para llevar todo lo que necesitas. Un lacito para colgar en el pecho que acabas de dar la toma y así acordarte en la siguiente toma que le tienes que dar del otro (parece una tontería pero te acabas olvidando). Discos para la subida de leche (de día y de noche), una crema anti grietas, y 2 discos térmicos para poner en el congelador o nevera y podértelos poner en los pezones para aliviar el dolor.
  • 2 chupetes de Avent, para calmarle una vez ya haya dejado el pecho y pueda seguir succionando.
  • 2 muselinas de Done by Deer que utilizarás para todo y más. Limpiar restos, secar, apoyar cabezas, tapar, etc

Muselinas de Done by Deer 

Y además, para sacar leche

  • Esterilizador eléctrico de Beaba, muy práctico para esterilizar todos los objetos que estén en contacto con el bebé (chupetes, mordedores y más tarde los biberones)
  • Extractor de leche manual de Avent. Muy práctico por si te tienes que ir de viaje o si sales a cenar. Siempre tendrás leche materna guardada en el congelador. Recomendamos el manual para un solo niño y el eléctrico en caso de gemelos, pero también puedes coger el eléctrico si solo tienes un niño.
  • Bolsas almacenamiento de leche de Avent. Muy prácticas para guardar la leche en el congelador. Una bolsa para cada toma sacada. En la bolsa puedes poner la cantidad, día que la sacaste, etc. Así lo ves rápidamente en el congelador.

Bolsas de almacenamiento de leche de Avent 

Como siempre, hemos seleccionado todos los regalos pensando en tí. Te aseguramos que tu y tu bebé seréis los reyes del hospital, ¡para comenzar la vida con estilo!

¡No te lo pierdas!

Pack «Ñam Ñam Lactancia» de Bebetes