Ante todo: ¡Que no cunda el pánico! Vamos a ser padres, y ¡lo vamos a hacer bien!

¡Hola! Soy Eva Llubero, pedagoga terapéutica de educación infantil. Psicomotricista educativa, reeducativa y terapéutica.

Trabajo desde hace 15 años en escuelas infantiles, donde no solo acompaño a los bebés en su primera etapa de vida, de 0 a 3 años, sino también a todos aquellos problemas que puedan surgir en el futuro, y por supuesto, apoyando a sus familias, escuchándolos y asesorándolos, viviendo junto a ellos sus miedos o preocupaciones. Buscando alternativas que puedan darnos las claves para favorecer el desarrollo de los peques y facilitando esa gran labor que es ser madre o padre.

Desde hoy estoy colaborando con Bebetes con la finalidad de poder ayudar con mis conocimientos y experiencia a todos los futuros papás y mamás. Así que, ¡aquí va mi primer POST!  Sólo deciros que siempre podréis consultarme lo que queráis. Mandarme un email a [email protected] a la atención de Eva y os contestaré a la mayor brevedad posible.  ¡Fuera dudas!

Buena cara ante los cambios

La llegada de un bebé es un gran acontecimiento que supone infinidad de cambios dentro de nuestras vidas, y como todos los cambios, también supone para los padres una serie de miedos e inseguridades, especialmente en los primerizos. Ante la nueva situación y lo desconocido hasta ahora, de esta nueva etapa.

Es importante que podamos afrontar la llegada del bebé desde la ilusión, la positividad y una actitud de disfrute que nos permita poder estar abiertos a los aprendizajes que se irán desarrollando a partir de ahora.  Ya sabemos que todo aprendizaje conlleva momentos de satisfacción, esfuerzo, frustración, pero sobre todo de enriquecimiento personal, aunque a veces hasta llegar a ellos, tengamos que pasar por algunos momentos de tensión e inseguridad.

Cuando dudes usa tu sentido común

Durante éste proceso de aceptación de la nueva situación  plantearemos preguntas tales como ¿estamos preparados para ser padres?, ¿lo haremos bien o mal?, ¿será fácil o difícil?, ¿seremos capaces de comprender a nuestro/a bebé?. No debemos amedrentarnos por ello, pues es algo lógico y normal, quiere decir que simplemente estamos tomando conciencia de la importancia que supone esta decisión en nuestras vidas. Tenemos que pensar que al igual que nosotros, millones de mujeres y hombres durante la historia de la humanidad, lo han hecho antes y sin problema alguno y nosotros no vamos a ser una excepción.

El interés por buscar información acerca de la crianza de los hijos/as y poder conocer más de cerca todo este mundo hasta ahora desconocido, es muy positivo ya que aporta miles de ideas y consejos para poder llevarlo a cabo desde diferentes teorías y corrientes, y puede darnos seguridad en momentos determinados.  Pero la clave de la crianza de nuestros hijos la tenemos nosotros mismos, desde nuestro instinto, sentido común y naturalidad. A veces, el exceso de información nos hace perder el sentido común y puede provocar el efecto contrario, al querer aplicar cosas teóricas que no se corresponde con nuestra manera de ser o sentir, o que simplemente no funcionan con nuestro/a bebé, a veces porque ni siquiera nosotros mismos estamos convencidos al aplicarlas.

Acuérdate de las sabias palabras de tu abuela: «No te creas todo lo que te dicen, y cuestiona todo aquello que oigas»

Por tanto  resulta de vital importancia que podamos saber gestionar toda la información que nos llega de las diferentes vías (que cómo ya sabéis serán numerosas, y en ellas no puedo olvidarme de los consejos de nuestras “amadas madres y suegras”, que en muchas ocasiones nos harán sentir, desde su gran sabiduría, como madres poco preparadas o nada preparadas, dejando un poco tocada nuestra autoestima, no olvidéis que siempre lo hacen desde el cariño, ¡qué seríamos sin ellas!) siendo capaces de seleccionar aquello que podamos utilizar y nos sea útil, y además nos proporcione bienestar y seguridad para acompañar a nuestros hijos/as desde los primeros días de su vida.

Id construyendo vuestro vínculo de apego

Tener un hijo/a es como firmar ese contrato indefinido que todos hemos anhelado alguna vez, un contrato de por vida (eso sí, sin sueldo, vacaciones ni reducción de jornada…) con un período de prácticas bastante extenso, pues cada etapa y cada momento requerirá poder adaptarse a las necesidades de la “nueva empresa ” y seguir creciendo, aprendiendo y avanzando de una manera sólida y a través de una firma única y para siempre, el vínculo de apego que construiremos con ellos/as, pero que sin duda merecerá la pena.

Preparar vuestro hogar, a vosotros mismos en el nuevo rol de padres y madres  y en definitiva a vuestra nueva familia. Es un proceso lento que comienza el día en el que os confirman que un nuevo ser humano está de camino (“¡Llamando a la tierra!, ¿me reciben?)

La mejor forma para organizarte, es abrir tu Lista de Nacimiento

Y que mejor que abrirla en Bebetes, donde iremos añadiendo todo aquello que nos pueda hacer falta para dar la bienvenida al peque. Bebetes tiene una gran selección de lo mejores productos del mercado para el cuidado del bebé y con la ayuda de la familia y amigos, que están deseando colaborar, seguro que no nos dejamos nada y nos aseguramos de tenerlo todo listo para la gran llegada. Un granito más para nuestra confianza y para la aceptación de la nueva etapa.

Respirad, disfrutad…..y a vivirlo plenamente….Vuestro período de prácticas como papás y mamás, comienza desde el día que la frase ¡ya estoy en casa!

¿Todavía te quedan dudas?

¡No os cortéis! Mandármelas a [email protected] y os contestaré e intentaré resolver todo lo que pueda. ¡Bebetes estará siempre contigo!