Archive

septiembre 2019

Browsing

¡Ya estoy en casa! Vuestro bebé ha llegado.

Uno/a más en la familia. Un momento único, ¿verdad?

El gran momento ya está aquí, la llegada de vuestro bebé a casa ¡ya es una realidad! Una mezcla de emociones y sensaciones nos embriaga como padres y madres, y después de 9 meses de espera, preparativos e ilusiones, por fin comienza la nueva etapa en familia.

Una nueva etapa

Tener todo listo, la ropa, la habitación, la silla de paseo, los pañales, los chupetes, los biberones y miles de objetos hasta el momento ajenos en nuestro hogar y en nuestras vidas, hacen que nos sintamos seguros para acoger a nuestro/a pequeño/a. Sin duda esto es necesario e importante, y es tarea fácil contando con la ayuda de “Bebetes”, donde encontraréis todo lo que necesitáis para la llegada de vuestro bebé a casa; pero lo realmente significativo es comenzar a prepararnos en nuestra nueva faceta como padres.

Conocer al bebé y crear un vínculo de apego serán las claves para disfrutar.

Con la llegada de vuestro bebé a casa, conocerle, será nuestro primer objetivo, poder escucharle y acompañarle en los diferentes momentos del día, estableciendo una comunicación que nos permita ir descubriendo sus demandas y dar respuesta a sus necesidades básicas (hambre, sueño, higiene, dolor o malestar…) sus necesidades afectivas (a través del vínculo de apego que nos acompañará toda la vida). Hacer que ese conocimiento sea recíproco y vaya familiarizándose con sus figuras de apego, aportándole todo lo que necesita con grandes dosis de cariño y amor.

El llanto. El único y gran recurso del bebé para comunicarse

Poco a poco conseguiréis ir descifrando sus llantos, discriminando su intensidad y tono, y averiguando gracias a ellos lo que le ocurre o necesita en cada momento, viviéndolo cada vez con menos angustia al ser capaces de comprenderle. Recordad que el llanto es necesario, aunque en muchas ocasiones nuestros oídos agradecieran que no lo fuera, es la única forma que conoce de expresión, y vivirlo como algo positivo os ayudará a liberaros de la tensión que puede crearse en algunos momentos de subida de decibelios. Simplemente pensad en cómo os expresaríais vosotros si no tuvierais lenguaje para hacerlo…seguro que poder empatizar con ese pensamiento os ayudará a afrontar esas situaciones de manera más saludable. El llanto no sólo expresa dolor o sufrimiento, sino que es un gran recurso y el único que el bebé posee para poder comunicarse con vosotros y con el medio que está descubriendo.

“Nadie dijo que fuera sencillo» Con la actitud positiva se ve todo de otro color. Fuera juicios y culpabilidades. ¡Lo vamos a hacer genial!

Ser capaces de vivir esta etapa desde una actitud de disfrute y naturalidad os facilitará mucho la “intensa y emocionante” tarea de ser padres y madres. A veces, idealizamos ciertas situaciones lo que nos puede crear  frustración cuando las cosas no salen según lo previsto o cómo habíamos imaginado (por ejemplo, un tema bastante habitual que suele crear angustia y frustración, especialmente en las madres,  es el de la alimentación sin lactancia materna cuando no puede ser posible). Adaptarse a los cambios e imprevistos de manera coherente y natural, sin forzar y anteponer nuestros deseos frente a la realidad que tenemos también nos ayudará a desempeñar desde el sentido común nuestra nueva faceta. ¡Fuera culpabilidad!.. por sentir cansancio, miedo, inseguridad, desesperación o enfado, es algo lógico y normal que tiene que ocurrir para poder ir dando evolución a aquello que nos crea malestar y poder disfrutar aún más de lo que nos genera bienestar. La llegada de vuestro bebé a casa es una realidad que hay que vivirla con la mayor normalidad.

Mucho cariño y amor y una buena estimulación. En Bebetes te ofrecemos todo lo que necesitas.

Además de todo esto, no debemos olvidar la importancia de una correcta estimulación del bebé, desde la oportunidad de que puedan disponer de un espacio propio para poder explorar de manera segura y confiada, como puede ser hamacas, mantas de actividades, cojines tipo puf o nidos de colecho, y lo más recomendable es llevar a cabo toda estimulación desde el suelo, ya que es la única superficie donde evitaremos el riesgo de caídas, muy frecuentes especialmente cuando nuestro bebé comienza a voltear y girar sobre sí mismo. Es de vital importancia para favorecer el desarrollo del niño/a, no FORZAR ninguna posición ni postura que no sea capaz de llegar por él/ella mismo/a. Iremos realizando dicha estimulación desde dos posiciones básicas de cúbito supino y de cúbito prono (bocarriba y bocabajo), esto le permitirá ir tomando conciencia de su esquema corporal y fortaleciendo la musculatura de columna y cuello, todo ello adaptando los tiempos de estimulación a su edad y de manera progresiva.

Contar con diferentes objetos o juguetes sensoriales resulta de gran eficacia para ir proporcionándole multitud de sensaciones nuevas a través de los diferentes sentidos (texturas, sonidos, luces, objetos en blanco y negro y escalas de grises hasta que su visión perciba el color, y dibujos de rostros humanos, pues les suele segurizar y es de las primeras cosas que reconocen en  sus figuras de apego). Por supuesto, nuestra voz, nuestro gesto y expresión corporal, la mirada, y la comunicación a través del diálogo tónico (el masaje adopta un gran protagonismo en esta etapa ) hará que nuestro bebé nos vaya conociendo y vaya estableciendo ese vínculo de seguridad y confianza que será la base de todos sus aprendizajes.

Ser padres y madres, ¡que gran aventura!

La aventura de la maternidad y la paternidad estará llena de grandes momentos y grandes retos, es un largo proceso de emociones y aprendizajes, descubrir nuestros nuevos roles nos acerca más a nosotros mismos y a conocernos más en profundidad, al igual que ocurre con nuestra pareja (en el caso que la haya). Darse la oportunidad desde la escucha de conocernos como padres y madres, con nuestros errores y nuestras virtudes, libres de juicios y etiquetas, supondrá un redescubrimiento personal y familiar que contribuirá a la creación de un ambiente óptimo para la crianza de vuestro bebé.

En definitiva, vivir esta experiencia como un reencuentro de pareja y un encuentro de la nueva familia que comenzáis a ser. La llegada de vuestro bebé a casa es un aconteciomineto único y maravilloso y no es para nada una pesadilla, así que sonreir y prepararos para deleitaros con ésta nueva experiencia. 

Y si quieres más información puedes leer nuestro post: Los seis primeros meses de tu bebé.

Imagenes de PublicDomainPictures en Pixabay